Source navigation:
Piece navigation:


Danza del Patatú de Obejo

Íncipit musical: 
=0=0=0-2-1=0
Nota inicial: 
re
Informant: 
Lloc específic: 
Obejo
ID de la peça: 
C04-22
Tipus de peça: 
Instrumental
Idioma: 
Español/Spanish
Localitat: 
Observacions: 

El investigador incluye el siguiente comentario en tres folios aparte mecanografiados:

"El Patatu".
Noticias sacadas del notable trabajo publicado por el ilustre ingeniero D. Antonio Carbonell y Trillo-Figueroa, en el boletin de la Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles artes de Córdoba.
El pueblo de Obejo, hoy rodeado de amplia mancha de olivares y gruteros que, sin interrupcion siguen a Montoro y al norte del termino de Espiel hasta alcanzar la Extremadura; cercano al NOrte y Oeste por feraz vega de sanos y robustos chaparrales, limitado por la cinta de la hoz del guadalbarbo, que corre por risqueras y al pié de cerros aun en parte cubiertos de tupido jaral, ha quedado alli como un hito del pasado cuyo estudio bajo las distintas facetas de lo retrospectivo es abundoso en motivos y en temas.

El "Patatú" de Obejo es una danza de espadas donde se ha perdido el vestigio del traje, pues solo en una tabla del pasado siglo, conservada en la Ermita de San Anton, llamada la Ermita del SAnto Patron de San Benito, aparecen los danzarines ante el Santo, llevado en procesión, a la usanza de la antigua andaluza, esto es, con chaquta corta y pantalon ceñido, de paño pardo, sombrero de felpa con pompon, botaa larga adornada con caireles y pañuelo al cuello y baja roja.

Pero este traje, solo como el de fiesta, en dicha fecha era usado en el pais; no puede dudarse de que entonces se habia perdido en este extremo la tradición de lo antiguo.

"El Patatú", de Obejo, se baila con espadas; las que he podido observar [comienza el f. 2] son modernas, alguna data de construcción del pais, pero hasta hace poco tiempo se sabe que los chamarilesros de lo viejo, poco a poco fueron comprando en el poblado o cambiando por espadas modernas las que se usaron en otros tiempos para la danza.

Tampoco en este extremo se puede hallar el resto de lo primitivo: Por otra parte para la danza como se verá n es encesario hacer grandes juegos ni especiales desplazamientos por lo que hace a este arma.

Hoy el "Patatú" es una fiesta religiosa; los hermanos se dividen en orantes y danzantes; aquellos contribuyen con su obolo solamente para el sostenimiento de la Hermandad y los segundos son los verdaderos actuantes en la danza que analizamos. ante el Santo Patron San Benito tiene lugar aquella en que interpretan hoy los buenos vecinos de Obejo y piden los dones de la Providencia; prueba de ello es esta letrilla que oimos en el lugar:

Agua, Padre Eterno.
Agua, Padre mio.
Que se van las nubes
sin haber llovido.

La procesion arranca de la Ermita y avanza en primer término la Cruz parroquial de Obejo, siguenla los hermanos danzantes, la música, el Santo Patron y la Presidencia civil y religiosa.

La danza se baila al son de guitarras, bandurrias, panderetas, etd pero un grabado antiguo presenta a los músicos provistos de violines y platillo coparticipando en la misma; al parecer el son viejo se vá perdiendo pues un antiguo cofrade lo cantó mas cadencioso y monotono que el actual. Indudablemente en esto se han introducido modificaciones al discurrir el tiempo.

segun escrito que data de 1600 en el Ayuntamineto de Obejo existe n datos en que se facilitan pormenores de la existencia de la hermandad que danza el "Patatú"; en ellos se observa el caracter que conservó la Hermandad para su régimen, con libertad para administración de la Autoridad eclesiastica.

la danza de Obejo tiene cuatro tiempos que en realidad giran en general alrededor de la evolucion de los bailarines en el paso que ellos llaman la cadena. Ya se ha avanzado primero de uno en fondo, cogidos por la diestra la empuñadura de la espada y con la siniestra la punta de la precedente; y a evoluciones determinan arcos al elevar los primeros la espada que sujetan, bajo la cual han de pasar los que siguen, que a su vez definen nuevos puentes que al terminar el paso penetran los primeros que, recorrido el arcomultiple de tizones, van a formar otro nuevo; ya este juego se extiende a formar dos o tres cadenas sucesivas; constantemente las espadas se hayan sujetas por los danzarines que no deben soltarlas en todo el tiempo que el baile dura.

Pero de pronto la danza se interrumpe; el Hermano Mayo, que figura a la cabeza de la cadena, queda aprisionado entre las demas espacadas que se cruzan alrededor de su cuello; la danza siguen, sin que ninguno de los bailadores abandonen su espada ni la punta de la espada precedente; este momento se llama la horca.

De ella el danzarin principal, el Hermano Mayor, se desprende hundiendose bajo los aceros, y de nuevo la cadena arranca con el mismo movimiento que precedentemente; los danzarines ahora multiplican la evolucion con la cadencia a doble y la cadena sigue ya monotonamente hasta el final.

Durante todo el baile, que tiene duracion de unos tres cuartos de hora, los hombres sostienen un paso uniforme, en pequeños y cosntantes saltitos, casi arrastrando los pies para desplazarse analogamente al llamado paso del canguro que vimos importado de la lejana Oceania.

 

Autor/a de l’entrada: 

Com citar

Ascensión Mazuela-Anguita, "Danza del Patatú de Obejo", Fondo de Música Tradicional IMF-CSIC, ed. E. Ros-Fábregas (data d’accés: 25 Nov 2020), https://musicatradicional.eu/ca/piece/12887